¿Cuándo debo acudir a una Sala de Emergencias Pediátricas?

Por: Dra. Mayra Z. BonnetÁlvarez, MD, FAAP
Pasada Presidenta, Sociedad Puertorriqueña de Pediatría

Los pediatras son los médicos que luego de ser médicos generalistas se especializan tanto en el niño sano, como en el niño enfermo mediante un entrenamiento que toma 36 meses consecutivos de enseñanza. Como parte del currículo académico se aprende a discernir entre el niño que está enfermo vs el niño que está sano.

De las ramas de la medicina, en la pediatría no se puede depender de la comunicación verbal puesto que en la mayoría de los casos el niño no tiene la capacidad de señalar o hablar para comunicar la queja que le molesta. Es por esto que para el pediatra lo que es más preocupante es el niño sin fiebre pero que presenta poca actividad y que luce enfermo, comparado con el niño con fiebre que luce activo y no enfermo.

Síntomas aislados como tos, diarreas, vómitos o fiebre no son síntomas que por sí solo justifican un buen uso de la sala de emergencia. Por otra parte, dificultad respiratoria, diarreas o vómitos con sangre, intoxicaciones, reacciones alérgicas, traumas, heridas abiertas que requieran ser suturadas, conductas de irritabilidad, fiebres acompañadas con manifestaciones en la piel, por ejemplo: “rash”, se consideran emergencias.

También, si su niño muestra señales de deshidratación como por ejemplo: labios y piel reseca, ojos hundidos debe ser llevado a una sala de emergencia. Dolores abdominales fuertes y continuos que van y vienen por un periodo prologando o que el niño no va al baño en un tiempo razonable son situaciones que necesitan evaluarse médicamente. Fuertes dolores de cabeza acompañados de vómitos, o dolor de cabeza acompañados de fiebre alta, también deben ser evaluados en una sala de emergencias.

Por otro lado, si el niño es un bebé menor de 3 meses de edad el que se presente con fiebre se categoriza como una emergencia médica y debe ser evaluado por un médico a la mayor brevedad posible. Si tiene cualquier inquietud ante la condición de salud que pueda presentar sus hijos, consulte al pediatra del menor a la mayor brevedad posible quien podrá ofrecerle darle la indicación médica más adecuada de cómo proceder.